“¿Cuál es el Sentido de la enfermedad?”

La enfermedad, el malestar, los síntomas nos hablan, nos informan,… Ellos son la voz del cuerpo.

 

La causa de una enfermedad puede ser física cuando ha habido un abuso (por ej. de sol, de azúcar), una carencia (por ej. vitaminas o minerales), una intoxicación (por ej. alimentos en mal estado), o una exposición a algo dañino (por ej. radiación nuclear, virus, picaduras de insectos) entre otros.

Si la enfermedad perdura en nosotros sin que haya una causa física, su origen reside muy probablemente en el plano emocional, ya que sólo el 5% de las enfermedades son de origen orgánico-genético.

 

Experiencias difíciles “sin digerir”, conflictos internos, emociones reprimidas, lo no verbalizado, sensaciones desagradables con respecto a eventos futuros,…, el estrés que generamos con todo ello dentro de nuestro organismo, acumulado y sostenido en el tiempo ejerce un efecto desestabilizador sobre nuestra salud.

Síntomas, dolores, malestar. El cuerpo expresándose con el fin de ser escuchado, buscando recuperar su salud.
Si decidimos prestarle oídos podremos averiguar los mensajes que nos envía e identificar qué hay detrás de esos desórdenes para cuidar de ellos y recuperar la armonía.

 

El malestar y la enfermedad son un mecanismo de supervivencia. Son siempre una señal de aviso de que el equilibrio dentro de nuestro cuerpo se rompe o se ha roto. Hacer desaparecer esta señal sin haber atendido y cuidado de su causa, es como silenciar la alarma de un detector de humos sin importar, sin hacer caso del motivo que la disparó.

 

Y tú, ¿qué haces cuando tu “sistema de seguridad interno “ se ha activado y las sirenas están sonando?